OSO POLAR » Su vida como animal carnívoro

Advertisement

Cuando pensamos en qué come un oso polar de seguro se nos viene a la mente la imagen de un tierno animal de pelaje blanco comiendo pescado, pero ¿se acaba allí toda la realidad?

Advertisement

Aquí te presentamos al oso polar y su vida como carnívoro para que puedas descubrir qué hace dicho animal para “poner el plato sobre su mesa”.

Pero antes de empezar te contamos que el oso polar u oso blanco es uno de los carnívoros terrestres más grandes de la Tierra, vive en el medio polar y zonas heladas del hemisferio norte. Es el único súper depredador del Ártico.

Advertisement

¿Qué come y cuánto come?

Esta especie de oso es de hecho la más carnívora de todas, aunque a veces come un poco de vegetales durante el verano ártico.

Dado que son criaturas muy grandes, claramente es comprensible que se necesite una gran cantidad de comida para llenarlos, llegan a comer unos 30 kilos de comida al día, y los cachorros un kilo.

El oso polar casi no suele tomar agua, ya que en su ambiente es salada y ácida. Saca los fluidos que necesita, de la sangre de sus presas.

También se ha descubierto recientemente que pueden llegar a ser caníbales, en especial los machos, ya que si sienten demasiada hambre, no tienen problemas en comerse a otros osos en especial jóvenes o muertos .

Su principal fuente de alimento son las distintas focas que viven en su misma zona.

¿Cómo caza?

oso-polar

Dado que los osos polares y las focas pasan tiempo en el agua y en tierra, tienen muchas oportunidades de capturar con éxito este tipo de presa.

Son muy inteligentes ya que ellos saben que las focas van a salir a la superficie para tomar aire. Es por eso que rápidamente atacan con una bola de garras a su presa.

Además, son conocidos por aplastar el cráneo de las focas con sus poderosas mandíbulas hasta que queda completamente triturado.

Sin embargo, también pueden cazar focas en tierra, pero esto ocurre muy rara vez porque parece que tienen mucho más éxito cuando lo hacen en el agua.

Allí tienen el elemento sorpresa que hace que la captura sea más fácil para ellos. Así, no tienen que salir del agua donde ellos prefieren pasar la mayor parte de su tiempo.

Cuando llega el verano rastrean el aire con su olfato, el cual es muy agudo, para buscar a las crías de las focas que están resguardadas en pequeñas cámaras que se encuentran bajo el denso hielo.

Hay otras especies de la que suelen alimentarse, una de ellas es la morsa. Las cazan al acercarse a las colonias reproductivas donde capturan a los mayores que son débiles, o los más jóvenes inexpertos.

También les gusta ir a zonas de anidación de aves marinas para alimentarse de huevos y pollos. Algunos han sido conocidos por cazar ballenas y no les importa comer los restos de lo que otros han dejado atrás.

Para cazar se valen de su facilidad de nado, esto les permite capturar a sus presas ya sea en la tierra o sobre el hielo.

Hábitos del oso polar

El oso polar es un animal mamífero, debido a que al nacer se alimenta d elas mamas de la madre, luego de ello se vuelve un animal casi siempre solitario, pero son frecuentes las peleas entre machos para aparearse con las hembras y las peleas entre individuos de cualquier sexo para apoderarse de la comida.

Por lo general, las peleas se resuelven por horripilación; es decir, cuando un ejemplar disuade o intimida a otro haciendo notar su potencial fortaleza evidenciando su corpulencia, el ganador se lleva la comida.

Un dato curioso de este animal carnívoro es que es extremadamente limpio ya que después que se alimenta lava su cuerpo con agua y nieve.